voluntad

¿Qué sabes de la fuerza de voluntad y la motivación?

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin

La motivación es una fuerza que nos empuja a hacer cosas y a seguir avanzando; es la llama que enciende nuestra maquinaria interna y la mantiene viva y focalizada aún cuando nos enfrentamos a problemas y dificultades. Dicho de forma un poco más técnica, la motivación es un proceso emocional interno, de activación cognitiva y conductual, que aparece cuando una persona siente un impulso o una necesidad de producir un cambio en su entorno o en sí mism@.

Para muchos expertos, es la raíz dinámica del comportamiento ya que proporciona la energía necesaria para actuar en el medio, crear hábitos, resolver problemas y alcanzar metas.

La motivación es lo que nos lleva a entrenar para un partido de fútbol, estudiar para los exámenes, mostrarle amor a nuestra pareja o ir a un concierto. Aunque como ya intuirás, existen diferentes tipos de motivación, y algunas son mejores que otras.

Según su origen, su objetivo y su impacto, la motivación puede ser intrínseca o extrínseca, positiva o negativa, personal o secundaria, centrada en el ego o centrada en la tarea… La verdad es que todas pueden ayudarnos en algún momento concreto de la vida, pero lo importante es que cada persona encuentre la motivación que más energía y bienestar le aporte, en cada circunstancia.

Si queremos mantenernos motivad@s es necesario conocer los diferentes tipos de motivación que existen, analizar su influencia sobre nuestras acciones y emociones, y tener en cuenta otra variable muy importante: la fuerza de voluntad.

La motivación es un estado emocional temporal; una fuente de energía variable. Mientras que la voluntad es más duradera en el tiempo y se puede desarrollar, entrenar y reforzar.

Estos dos conceptos van de la mano ya que por muy motivad@s que estemos para hacer algo, si no encontramos la fuerza de voluntad para llevarlo a cabo y mantenerlo en el tiempo, al final lo abandonamos o descuidamos. Por otro lado, trabajar la voluntad para realizar tareas o actividades que no nos motivan realmente, nos lleva a la insatisfacción, la frustración y el agotamiento.

La voluntad sin motivación es muy complicada de mantener ya que prácticamente se convierte en un sufrimiento impuesto, un sacrificio vacío que no acabamos de comprender.

Es importante recordar que para aprender, mejorar y crecer, es necesario esforzarse y también disfrutar del camino, ya que sino podemos caer en una autoexigencia destructiva que puede generar conflictos internos y desmotivarnos.

Patri Psicóloga, una de las expertas happiens, nos invita a trabajar nuestra motivación y fuerza de voluntad de manera conjunta en nuestro curso ‘Habilidades clave para crecer en positivo’. Junto a ella, descubrirás el potencial de una adecuada y auténtica relación entre estos dos constructos, ya que ambos te pueden llevar tan lejos como quieras.